El SOBREENTRENAMIENTO en CICLISMO

SOBREENTRENAMIENTO en el ciclismo: Diagnóstico, prevención y tratamiento.

El entrenamiento adecuado conduce a un mantenimiento o mejora del rendimiento deportivo. El problema viene cuando no existe una adecuada adaptación a este entrenamiento, ya sea por exceso de carga o por una insuficiente recuperación, dando un deterioro del rendimiento físico por fatiga.

Hay que comentar que muchas veces podemos controlar esta fatiga, realizando periodos de supercompensación, los cuales utilizados controladamente pueden ofrecer cambios positivos en el rendimiento del deportista. Pero si el entrenamiento intenso continua, el deportista irá entrando en sobreentrenamiento, notando una pérdida de rendimiento físico.

EVOLUCIÓN DEL SOBREENTRENAMIENTO

Sistema nervioso vegetativo y Sobreentrenamiento

Dependiendo del entrenamiento y la carga tendremos diferentes síntomas y diferentes sobreentrenamientos (simpático o parasimpático).  Normalmente en ciclismo podemos ver un proceso y evolución claro de sobreentrenamiento. Así pues, deportistas que está entrenando intensamente se van a encontrar con una fatiga aguda, luego sobrecarga y si siguen entrenando sin una recuperación adecuada llegarán al sobreentrenamiento simpático  (síntomas: aumento FC basal, disminución peso, peor recuperación del pulso, inestabilidad emocional, sudoración nocturna, etc). A medida que sigue aumentando la fatiga, los síntomas suele agravarse o incluso evolucionar a un nivel superior pasando a un sobreentranamiento parasimpático (Disminuicón FC basal, rápida recuperación pulso, anemia, hiporreactividad, etc.)

Hay que tener en cuenta que ambos estados son parte evolutiva y muchas veces podemos tener un sobreentrenamiento simpático, pero con algunos síntomas del parasimpático cuando este va empeorando. Algunos estudios demuestran como deportes de resistencia suelen inducir al sobreentrenamiento parasimpático, pero esto dependerá del entrenamiento e incluso el propio deportista.

 

RECONOCER EL SOBREENTRENAMIENTO

No siempre es fácil detectar el sobreentrenamiento, ya que muchas veces la fatiga se suele interpretar como sobreentrenamiento. Por lo tanto la primera tarea sería separar esta fatiga “lógica” del propio síndrome de sobreentrenamiento.

Síntomas generales:

  • Cansancio general
  • Insomnio,
  • Sudoración nocturna,
  • Pérdida de apetito
  • Percepción de fatiga mayor

Síntomas clínicos:

  • FC Basal: aumenta en el sobreentrenamiento simpático y disminuye en el parasimpático.
  • Cambios en la tensión arterial.
  • Variabilidad de la frecuencia cardiaca (sistema parasimpático)

Síntomas en el rendimiento:

  • Disminución del rendimiento físico.
  • Aumento de los errores en disciplinas técnicas y de coordinación

Síntomas ergométricos:

  • Disminución de la FC submáxima y máxima.
  • Peor recuperación de la FC
  • Aumento de la ventilación.

Síntomas psicológicos:

  • Ansiedad, depresión, apatía general, pérdida de autoestima, inestabilidad emocional
  • Miedo a la competición
  • Insomnio

PREVENCIÓN

La prevención del sobreentrenamiento debe estar basada en un equilibrio entre entrenamiento y recuperación y para ello lo más importante antes de nada es controlar y programar estar cargas, si es posible por un preparador físico cualificado.

Además como ya hemos comentado debemos saber diferenciar entre la fatiga normal de un entrenamiento, con la fatiga residual que se va acumulando y puede llevar a un sobreentrenamiento.

Para ello debemos llevar una monitorización del entrenamiento. Evaluar tanto cualitativamente como cuantitativamente las cargas de entrenamiento y recuperación nos puede ayudar enormemente a no llegar al sobreentrenamiento:

  • Diario general: Horas y calidad de sueño, alimentación y apetito, peso, FC en reposo, percepción de recuperación, etc.
  • Diario de entrenamiento: sesión realizada, pulso, vatios, kms, horas, intensidades, percepción del esfuerzo, motivación, dolores y molestias, etc.
  • Seguimiento y Test: Pruebas físicas en laboratorio (pruebas de esfuerzo), Test de campo, test antropométricos, analíticas sanguíneas, etc.
  • Pruebas psicológicas: Test como el POMS o RESTQ-Sport.

TRATAMIENTO

La intención es nunca llegar a este sobreentrenamiento, ya que el tiempo de recuperación puede llegar a ser de hasta 4 semanas.

Pero si estamos en un estado como este, lo primero de todo sería detectar el problema, si ha sido por sobrecarga en los entrenamientos o por factores psicológicos. Luego trataríamos de solucionar estos problemas, dedicando tiempo para descansar y recuperar los niveles normales hormonales. Por último, tendríamos que volver a planificar la temporada, donde haya suficiente recuperación y un incremento progresivo de las cargas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *